¿Es útil un termo solar? ¿Me va a dar resultado?

Muchas veces me encuentro envuelto en esta pregunta y se producen largas explicaciones. Pero siempre noto lo mismo: caras incrédulas. La tecnología de termosolares es muy nueva en nuestro país y la mayoría del público que recibimos en nuestras oficinas lo hace por consultas sobre la funcionalidad del termo.

El mayor porcentaje de clientes hoy tienen un solo objetivo: ahorrar gas, escapar a los aumentos de tarifas.
Coincide también un gran aumento de personas que se movilizan hacia pueblo satélites de Córdoba, buscando una calidad de vida superior a lo vivenciado en la gran urbe. Realizan todo su movimiento sin estudiar demasiado algunos aspectos fundamentales y se encuentran con estos problemas cuando los tienen encima, desconociendo como resolverlos.

Uno de los mayores desafíos es como suministrar Agua Sanitaria, con un precio acorde. El gas envasado es una solución, la electricidad es otra y la leña es una tercera opción conocida. Sin embargo aquí surge una cuarta opción fiable: los termosolares. Las familias que se muda a pueblos satélites de Córdoba comienza a ver estos raros aparatos en los techos y comienzan las preguntas colectivas: ¿te funciona? ¿Te da resultado? ¿No te quedas sin agua caliente? ¿Y en invierno? ¿Y cuándo esta nublado?

La única respuesta ante una tecnología solar es muy clara: lo primordial es la reserva. Si yo tengo buena reserva en mi casa, nunca me voy a quedar sin agua caliente. La reserva se plasma en el tamaño del termo y en una ecuación muy básica: nunca gastar más de lo que produzco. Hay parámetros establecidos a nivel mundial: una persona consume entre 50 y 60 lts. por día de agua caliente contemplando lo que se gasta en aseo matutino, ducha, porcentual de agua caliente para lavar platos y ropa.

Voy a sintetizar en algunas preguntas las claves para no equivocarse al comprar un termosolar:

¿Qué tamaño de termosolar necesito?

Si son dos personas las que habitan la casa, con un termo de 150 lts. está muy bien, si son 3 personas, colocamos uno de 250 lts., si son 4/5 personas vamos por uno de 240 lts. y si son 6/7 personas compraremos uno de 300 lts.

Ya tengo un termo a gas o eléctrico: ¿lo puedo combinar con el solar?

Perfectamente. No hay problema, pueden quedar los dos sistemas en marcha. Solo que el solar va a absorber un 95% del consumo y el sistema backup va a funcionar en contadas ocasiones.

Me ofrecen una computadora para el sistema solar: ¿Qué hago?

Si contamos con luz eléctrica en casa, es la mejor combinación. La computadora optimiza el funcionamiento del termosolar asegurando así el mejor rendimiento posible.

 ¿Mi viejo calefón a gas o eléctrico hace lo mismo que la computadora con resistencia? ¿Puedo evitar comprarla dejando mi viejo sistema funcionando?

La computadora no solo comanda la resistencia sino que administra en forma inteligente la entrada de agua fría al termo. El viejo sistema no reemplaza la computadora. La computadora instalada sobre un termosolar es mucho mejor.

No tengo luz eléctrica en mi casa, vivo en zona rural: ¿compro un termosolar con computadora y resistencia?

No hace falta, es superfluo. Lo que debo hacer es aumentar el tamaño del termo o lo que es lo mismo la cantidad de agua caliente que voy a tener acumulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *